ASI HIERVE LA CALDERA EN LA POLITICA LOCAL

Mientras nosotros, usted y yo, ciudadanos comunes y corrientes, nos atiriciamos con las temperaturas congelantes que trajo el más reciente frente frío, los políticos se calientan y se agarran de lo que tienen a su alcance para que les toque algo, lo que sea, ¡lo que haya!

LOS INDEPENDIENTES fueron los primeros que levantaron polvo con sus registros, en su caso, ante el Instituto Electoral, porque no tienen partido, aunque están rodeados de la más variada fauna política de todos los colores.

Alfredo Lozoya liderea el movimiento y cual si fuése presidente de partido, palomea a quienes encabezan la causa independiente, no sólo en La Capital del Mundo, sino en la región, pero el caso que nos ocupa es Parral, de tal forma que se armó la fórmula con la empresaria Alejandra Pérez para contender por la sindicatura y el Profesor Parga, mismo al que «se le roló» renunciar a tiempo al cargo público que ostentaba, y la autoridad electoral le dio pa’trás en sus pretensiones de ser candidato a diputado local.
Aunque eso no lo detuvo y emulando las mismas prácticas de los políticos de siempre, se dejó llevar por el canto del niño Yuawi y se convirtió en el precandidato naranja, con lo incongruente que resulta presumirse independiente, pero con partido (o sea, ¿cómo).

Nos recuerda al excandidato a síndico Héctor Chávez, que de Movimiento Ciudadano ahora defiende con uñas y dientes al Peje y se hizo Moreno.

EN EL PRI, después de un tropezado proceso, José Luis Martínez se quedó con la precandidatura a la alcaldía, dejando en el camino a Pedro y a Campos y a Gámez y a Memo, quienes en realidad, excepto Villalobos, nunca tuvieron oportunidad real de representar la causa tricolor, menos de ganarle al Caballo.
Siendo sinceros, si no era Pedrito o el Síndico, nada tendrían que hacer en la contienda los demás.
Aun así está difícil, pero no imposible.

Más cerrada aún estuvo la pelea por la diputación por el XXI: entre Chú Velázquez, Bety Chávez, Elías Ochoa, Luis Carlos Campos y el Licenciao’ Núñez, la ganona fue la fémina, aunque sin apoyo de las bases -a las que poco se acercó- más que del líder cenecista y eso porque él se agandalló el distrito con cabecera en Guachochi, que sino, hubiése tumbado a su ahijada política sin recato alguno.

EN EL PAN es donde están más retrasados, porque el Presidente Municipal con licencia les comió el mandando y por lo que se avisora, las negociaciones con el Frente rindieron frutos y los panistas parralenses se quedarán con las ganas de tener candidato propio y peor aún, tendrán que salir a pedir el voto por Lozoya, a quien han criticado duro emblemáticos personajes, que además aspiraban, como Trini Pérez, Tere Arteaga ó Víctor Gutiérrez.
Aunque siempre está la opción de la simulación, es decir, hacer como que se trabaja pero el mero día no votar o votar por otro, que en este caso quedaría como única alternativa, apoyar al PRI.
Algo así como lo que hizo Daniel, pero a favor del Cuaco.
¡Las vueltas que da la vida!

Ya habrá mucho tiempo para seguir deshojando la margarita porque por esta ocasión se nos acabó el espacio.Asi