ERA CASA DE SEGURIDAD LUGAR DONDE EJECUTARON A NIÑAS EN JUAREZ

El fiscal general de Estado, César Augusto Peniche Espejel, informó que dentro de pocos días se presentarán avances de la investigación sobre el el ataque armado murieron tres niñas y un hombre y otro más fue privado de su libertad y luego encontrado sin vida, en Ciudad Juárez.

El 25 de agosto, en un rancho en Riberas del Bravo, fueron asesinadas
las hermanas Linsay, Sherlyn y Arleth, de 14, 13 y cuatro años, así como Rafael Gordillo González, tío de las niñas.

En el lugar fue “levantado” José Francisco Quezada Espinoza cuyo cuerpo fue localizad el 2 de septiembre en el interior de una camioneta Dodge Ram, que fue abandonada cerca del área de los Médanos de Samalayuca, a un costado de la carretera que conduce de Juárez a Chihuahua.

Peniche Espejel descartó que el hombre que fue encontrado sin vida días después de los hechos laborara para el gobierno de los Estados Unidos, como llegó a mencionarse.

También indicó que las investigaciones arrojaron que el otro individuo que murió en el lugar de los hechos contaba con antecedentes y que el lugar donde ocurrió el crimen podría haber sido utilizado como casa de seguridad pues se localizaron excavaciones, equipo táctico y cartuchos.

“El lugar donde se llevó a cabo la agresión e un lugar donde se hizo una revisión exhaustiva días después de los hechos y resulta que ya habían hecho unas excavaciones entre el día de los hechos y el día que se hizo la revisión agresión personas ajenas, se ve que sustrajeron algunas cuestiones que estaban ocultas tanto en los techos como en el puso y adicionalmente pudimos localizar uniformes tácticos y portacartuchos, esto significa que era un lugar que pudiera ser utilizado como casa de seguridad”.