“¿Para qué meterle mano al cajón, si todo cae en el suyo?: Regidores priistas sobre Informe de Lozoya”

La Fracción del PRI en el Ayuntamiento emitió su posicionamiento sobre el Segundo Informe de Gobierno del periodo 2018-2021 del alcalde Alfredo Lozoya en voz del regidor Erik Jurado, quien rescató las palabras del presidente municipal sobre que “se puede gobernar sin meterle mano al cajón” y reviró cuestionándole “para qué querría meter la mano en el cajón, si todo el recurso publico cae directamente a su cajón”.

Lo anterior ya que, según el edil priista, Parral se ha convertido en un espacio para los negocios de los más cercanos al proyecto independiente y del propio presidente, incluso, dijo, se han dado el lujo de vender áreas verdes, sin dotar de una alternativa.

Jurado Monzón habló a nombre de los regidores tricolores y aseguró que hay un solo proveedor de todos los servicios para la Presidencia Municipal: “pavimento, luz y basura, todo en manos de una sola persona”, expresó, literal.

“¿Para qué querría meter la mano en el cajón, si todo el recurso publico cae directamente a su cajón? Concesiones por tiempos exagerados de hasta quince años que no obedecen a las necesidades sociales”, agregó.

Al dar respuesta al Informe de Gobierno de la administración actual, Erik Jurado afirmó que se simulan los procesos de licitación y se favorece al equipo más cercano, “notorio es con la recolección de la basura, donde bastó con cambiar los logotipos de los camiones fingiendo un cambio de empresa. La opacidad de la administración dificulta incluso la tarea del síndico y los regidores, pues casi imposible acceder a la forma como se administran los bienes públicos”, sentenció.

Añadió que tampoco existe la voluntad de poner al servicio de los parralenses lo que ya existe y detalló obras de gran inversión que se consumen por el tiempo, ante la incapacidad de asumirlas como obligación local “y con toda facilidad, responsabilizar al Estado o la Federación de las omisiones”, declaró mientras ejemplificó su dicho con el teleférico, dos albercas, un teatro y otras más que considera que no se les ha dado seguimiento porque no abonan al proyecto político ni los negocios personales, según el regidor.

Por último, el excoordinador de los regidores priistas expresó que el último año que queda es la oportunidad de mejorar los servicios públicos y la reforestación del municipio, de ser más transparentes y priorizar la seguridad, “aún es posible atender las obras inconclusas e invertirle al vital líquido, estamos en tiempo de atender la economía tan golpeada. Pero todo es un asunto de voluntades”, finalizó.