Continúa el Municipio metiéndole mano al cajón

En cumplimiento a la Auditoria permanente que realiza esta Sindicatura respecto a los diversos proveedores con los que cuenta el Municipio, identificamos el nombre de una proveedora siendo este MARIA GRISELDA SUBIAS MOMACA, Y/O DULCES TRADICIONALES, a la cual durante la presente administración se le han realizado diversos pagos que ascienden a un total de $ 4, 666,397.84, en diversas exhibiciones, detectando pagos sospechosos durante los meses de abril mayo junio y agosto del presente año, periodo durante el cual se le pago la cantidad de $ 1, 000,000.00 mensuales por concepto de suministro de despensas.

Por lo que procedimos a realizar distintos trabajos de campo, como lo fue identificar el domicilio fiscal de la proveedora, donde nos percatamos que dicho domicilio representa una casa habitación y que además se muestra semi-abandonada. Asimismo, al realizar entrevistas entre los vecinos nos manifiestan no conocer a MARIA GRISELDA SUBIAS MOMACA, y mucho menos tener conocimiento de alguna negociación con la denominación DULCES TRADICIONALES que se encuentre constituida en dicha dirección.
Luego, al proceder a identificar a MARIA GRISELDA SUBIAS MOMACA, obtuvimos que es una joven de apenas 21 años de edad, quien además de no encontrarse asociada a la actividad del comercio, actualmente se desempeña como empleada de mostrador de la negociación denominada Joyería BL PLATERIA, destacando que dicha negociación es propiedad de la SRA. PATRICIA LOZOYA SANTILLAN.

Aunado a lo anterior es posible desprender que la proveedora MARIA GRISELDA SUBIAS MOMACA, no cuenta con la experiencia ni la capacidad económica necesaria para proveer al municipio de diversos servicios por cantidades tan elevadas, además es importante establecer que la asignación del contrato se realizó bajo la modalidad de adjudicación directa, es decir, sin que mediara licitación pública alguna y sin que exista dictamen de autorización emitido por el Comité de adquisiciones, arrendamientos y contratación de servicios del municipio.

Por lo cual podemos concluir que de nueva cuenta el municipio sigue haciendo uso de prestanombres para de esta manera sustraer ilegalmente de las arcas públicas el dinero de los parralenses para beneficio personal de unos cuantos