Inicio Local La Fe en silencio; celebra México a la Virgen de Guadalupe

La Fe en silencio; celebra México a la Virgen de Guadalupe

A pesar de que los templos están cerrados, los mexicanos festejan en silencio a lo largo de la república. No permitieron peregrinaciones, que cada año congregaban a millones, la mayoría en la Basílica, así como en las capillas, catedrales y templos de las ciudades y pueblos para celebrar a la Santa Patrona de México y de América, provenientes no sólo de cada rincón de la nación sino de otras.El rezo se llevó a casa, no al público. Las mandas, dedicatorias, peticiones de favores, altares se quedaron en casa.Autoridades a lo largo de México mantienen cerradas las iglesias por riesgo de contagios de COVID-19. En el caso de la Basílica, en esta ocasión sólo unos pocos se han acercado con curiosidad, pero sin entrar a ver la tilma. Antes fueron millones, ahora un puñado.Desde días anteriores hubo manifestaciones, molestia con las autoridades.Devotos y personal realizaron algunas decoraciones especiales alrededor del recinto donde guarda la imagen de la Virgen de Guadalupe que se plasmó en la tilma de Juan Diego en 1531, en las faldas del cerro del Tepeyac. Encendieron 14 mil velas en la explanada de la Basílica.En el resto del país igualmente las iglesias que solían resonar de festejo se mantuvieron cerradas, las procesiones no se hicieron presentes en muchos casos o con cautela.La indicación fue rezar y rendir veneración para la Madre del Mesías desde casa, en el fuero íntimo y privado.Las imágenes de la Basílica y la Calzada en Ciudad de México; así como en los templos dedicados a las advocaciones marianas quedaron extrañamente vacías para una noche de 11 de diciembre y durante un 12 de diciembre despertaron tristeza entre los fieles.La devoción mexicana.Las mandas, peregrinaciones kilométricas, rezos y el avance de rodillas hasta el lugar son típicos del Día.Pero no sólo eso. En Ciudad de México basta estar unos segundos sobre la Calzada de Guadalupe -el camino y avenida que te llevan directo a la basílica- para conocer de primera mano la Fe con la que se vive esta fiesta.Aún en otras fechas del año, cuando cristianos llegan a cruzar por la Calzada de Guadalupe, se persignan, incluso si no tienen la intención de ir a la Basílica y estando a cientos de metros de ella. Tal como sucede cuando también cuando pasan frente a una Iglesia o capilla, ante la Fe de la presencia de Dios.La aparición.La tradición cristiana y archivos historiográficos narran que el sábado 9 de diciembre de 1531 Juan Diego, indígena natural de Cuautitlán, iba de madrugada junto al Cerro del Tepeyac cuando oyó el cantar de pájaros, seguido de una voz.Así lo relata el Nican mopohua, escrito en Náhuatl que se traduce como “Aquí se narra”, de Antonio Valeriano.“Juanito, Juan Dieguito”, escuchó y al subir el cerrillo vio a una señora de pie, quien le dijo que se acercara.“Sabe y ten entendido, tú el más pequeño de mis hijos, que yo soy la Siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador cabe quien está todo; Señor del cielo y de la tierra”, dijo Ella a Juan Diego, para después pedirle que vaya con el obispo en México para pedirle la construcción de un templo en el lugar.“Ten por seguro que lo agradeceré bien y lo pagaré, porque te haré feliz y merecerás mucho que yo recompense el trabajo y fatiga con que vas a procurar lo que te encomiendo. Mira que ya has oído mi mandato, hijo mío el más pequeño; anda y pon todo tu esfuerzo”, le adelantó.Juan Diego se inclinó. “Señora mía, voy a cumplir tu mandato”.Ocurrió la primera entrevista con el Obispo pero antes un religioso llamado don fray Juan de Zumárraga lo escuchó. No le dieron mucho crédito.Juan Diego volvió a recibir un llamado de la Mujer, insistió que fuera de nuevo al día siguiente a ver al obispo.Continuó la historia con más entrevistas el 10 y 11 de diciembre. De hecho el 11 cayó enfermo Juan Bernardino, tío de Juan Diego, quien ese día no fue a ver a la Virgen.Llegó el 12 de diciembre. La Virgen volvió a aparecer ante Juan Diego. Él estaba apenado por no haber ido el día anterior y no lograr el cometido, además de contar cómo lo afligía la grave enfermedad de su tío.“Niña mía, que está muy malo un pobre siervo tuyo, mi tío; le ha dado la peste, y está para morir”, dijo Juan Diego a la Virgen.Las palabras que ella le dirigió son de las que tienen más presentes hoy en día los guadalupanos: “Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? ¿no estás bajo mi sombra? ¿no soy yo tu salud? ¿no estás por ventura en mi regazo? ¿qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro de que ya sanó”.Luego ella le dijo que subiera a la cumbre del cerro, donde encontraría flores que debía cortar, juntar y llevarlas de nuevo ante ella. Así hizo él, pero se llevó la enorme sorpresa de que había muchas y variadas rosas de Castilla, las cuales no eran autóctonas en ese lugar y no era temporada.Ella tomó las rosas. “Hijo mío el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo. Le dirás en mi nombre que vea en ellas mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador, muy digno de confianza”.Luego le ordenó que fuera ante el obispo a desplegar su manta, la tilma.Entonces sucedió el milagro de las rosas. Era la tercera entrevista con el obispo. Cuando Juan Diego hizo lo que la Virgen le pidió, mostró su tilma, dejó caer las rosas de castilla.Pero el milagro estaba en la tilma. Mostró la imagen de la Virgen de Guadalupe.Erigieron el templo en el lugar, donde después construirían la original Basílica de Guadalupe, al final de la calzada.La historia está descrita en el Códice 1548, también llamado Códice Escalada, como elemento historiográfico, que se suma a la serie de análisis químicos, artísticos y de luz que se hicieron sobre la tilma que hoy guarda Ciudad de México.Foto | Códice Escalada.Non fecit taliter omni nationi, que se traduce a “No hizo nada igual con ninguna otra nación”, fue la frase que dedicó el Papa Benedicto XIV cuando le presentaron la imagen de la Virgen de Guadalupe.

- Advertisment -

Most Popular

Arrestan a militar estadounidense en el puente Zaragoza

Ciudad Juárez— Empleados de la Aduana Fronteriza adscritos al puente Zaragoza arrestaron a un militar activo de Fort Smith, en Arkansas, que trató de ingresar...

RECIBE MARU CAMPOS APOYO TOTAL DEL PANISMO JUARENSE EN LA ICÓNICA CASA AZUL

Chihuahua.-Sin lugar a dudas en la historia del panismo en Chihuahua, Ciudad Juárez ocupa un lugar fundamental, gran parte de esa historia comenzó en...

MORENA avanza en regiones claves del Estado, CISNEROS recorre el DISTRITO

El licenciado Francisco Cisneros Salas, recorrió el distrito y encabezó diversas entrevistas institucionales y sociales con líderes locales de los 22 municipios que integran...

Capturan en Parral a hombre buscado en Ciudad Juárez

Elementos de la Agencia Estatal de Investigación Zona Sur, capturaron en la ciudad de Parral a un hombre que cuenta con una orden de...

Recent Comments